Bad-ass latinas. Un nuevo personaje.

por | 8 Dic, 2017 | Series

Un número considerable de series en la parrilla cuenta en su cast principal una bad-ass latina. Vamos a repasar a quince de ellas.

Hace un par de años nació un movimiento integrado, principalmente, por actores negros que reclamaba más variedad racial entre los nominados a los premios Óscar de aquel año. Supongo que consideraron algo subsanado ese error con los premiados en la siguiente gala.

Este mismo año el escándalo lo provocó el hecho de que el papel de Ben Daimio fuera asignado a un actor blanco, en vez de uno asiático. Algo similar había pasado ya cuando Scarlett Johansson y Tilda Swinton fueron elegidas en Ghost in the Shell o Doctor Extraño. Pero, esta vez, Ed Skrein ha decidido abandonar el papel, que al final ha ido a parar a Daniel Dae Kim, el mismo que acababa de abandonar la serie Hawaii 5-0, tras denunciar que los actores blancos cobraban mucho más que los asiáticos en aquella producción.

Me resulta curioso que, de un tiempo a esta parte,  ha aparecido un nuevo personaje en la gran mayoría de las series que veo: la latina bad-ass. No sé si vosotros os habréis dado cuenta de que The Walking Dead, SWAT, Riverdale, Supergirl, Blindspot, Agentes de Shield, Arrow, Shadowhunters, Los 100, o la saga Marvel de Netflix, entre otras muchas, tienen una latina luchadora, valiente, autosuficiente y atractiva que patea culos a diestro y siniestro. ¿Creéis que exagero? Mirad estos ejemplos:

Raven Reyes (Lindsey Morgan) de Los 100 y Rosita Espinosa (Christian Serratos) de The Walking Dead (aunque esta última será siempre para mi Angela, la amiga tímida de la sosa protagonista de la Saga Crepúsculo), son dos personajes que han sido capaces de sobrevivir el apocalipis, superar una ruptura sentimental, ver cómo mataban al hombre del que estaban enamoradas, y aún así hacer equipo con sus rivales para salvar el mundo. Como campeonas. 

Jessica Cortez (Stephanie Sigman) y Chris Alonso (Lina Esco) ambas de S.W.A.T. Todo el mundo sabe que para  formar parte de un grupo de élite, bien dentro del equipo, o dirigiéndolo el mayor requisito es ser una “malota”. Así que en SWAT, que buscan el “yo más”, han creado el equipo perfecto para que todos estén contentos. El jefe es negro, tienen un asiático, y no una, sino dos latinas, y T.J. (al tejado). Como dato anecdótico os diré que Lina Esco es una de las fundadoras del movimiento Free the Nipple o Libera el Pezón, que reclama la igualdad de género.  

Veronica Lodge (Camila Mendes) de Riverdale e Isabelle Lightwood (Emeraude Toubia) de Shadowhunters. Leyendo los nombres de estos personajes o conociendo sus antecedentes literarios (el cómic Archie y la saga Cazadores de Sombras) nunca hubiéramos pensado de estas dos morenas que serían interpretadas por dos latinas. Pero ahí están, más inteligentes, bravas y liberadas que nunca.

Dinah Drake (Juliane Harkavy) de Arrow y Yo-yo Rodríguez (Natalia Cordova) de Agentes de Shield, son dos heroínas con poderes (una es una meta-humana y la otra una inhuman), que han pasado (a regañadientes) a engrosar las filas de dos equipos para los que, a pesar de sus reticencias iniciales, se han vuelto fundamentales el Team Arrow y el equipo que dirige Phil Coulson. 

Maggie Sawyer (Floriana Lima) de Supergirl y Tasha Zapata (Audrey Sparza) de Blindspot no son solo duras policías. Zapata es agente del FBI (y luego de la CIA), investiga casos de seguridad nacional, y salva al mundo para desayunar, como Maggie, que además es lesbiana, dando voz a otro grupo que no siempre es bien tratado en las series y películas americanas. Hace no mucho hubo también un movimiento que se quejaba de que los personajes que mataban eran siempre gays o lesbianas. Alcanzó su zenit cuando, en Los 100 se cargaron a Lexa  (interpretada por Alycia Debnam-Carey, que estaba destinada a sobrevivir al apocalipsis, esta vez zombie)

Penelope Garcia (Kirsten Vangsness) de Mentes Criminales y Ella Lopez (Aimee Garcia) de Lucifer no son chicas que veas en el campo de batalla. Ellas derrotan a los malos desde su laboratorio o su despacho, con un microscopio o un ordenador. Pero eso no quiere decir que sean menos duras. Ni menos imprescindibles.

Eretria (Ivana Baquero) de Las Crónicas de Shannara y Nora Madani (Christina Ochoa) de Valor son muy especiales, porque son españolas, ambas, casualmente, nacidas en Barcelona. Son nuestras heroínas protagonistas, una como pieza fundamental en la guerra de las razas de un mundo postapocalíptico que se enfrenta a demonios y magia. La otra como una de las primeras mujeres piloto de helicóptero en un grupo militar de élite. Para que luego digan.

Claire Temple (Rosario Dawson) es única en su especie. Cualquiera capaz de salvar la vida de Daredevil, Luke Cage o Iron Fist no necesita mayor presentación. No la hay más valiente, ni más fundamental en el desarrollo de no una, sino cinco series, nada menos. Y se ha ganado ser el personaje que cierra el cartel.

Que conste que la cosa no acaba aquí, pero sólo quería llamar la atención sobre este nuevo género, el de la badass latina, que puebla los canales de televisión estas temporadas.