Ciudad maldita

por | 19 Abr, 2018 | Series

Si nos dejamos guiar por algunas series, no podemos evitar llegar a pensar que hay algunas ciudades, generalmente pequeñas, que tienen que estar malditas a la fuerza, teniendo en cuenta el número de personajes paranormales que cuentan en su población.

No es que sean exclusivas, no en vano los Winchester o la Scooby-Gang (por cierto, el cross-over entre ambas series, sublime), se han pasado media vida recorriendo Estados Unidos de cabo a rabo, pero sí es cierto que hay lugares en los que vampiros, licántropos, demonios, fantasmas o brujos parecen sentirse más cómodos.

Abróchense los cinturones, nos vamos de viaje por algunas de ellas.

Midnight: Ciudad imaginaria, situada en Texas. (Midnight, Texas)

Van a un bar un vampiro, una bruja, un cambiante, un medium, un fantasma, un ángel, un demonio, una asesina a sueldo y un ex-supremacista… Y en el bar nadie se asusta, sino, más bien, al contrario. La camarera se enamora del medium, todos se hacen amigos e intentan proteger al pueblo de los males, sobrenaturales o no, que acechan, y ya de paso, salvar al mundo de un peligro aún mayor.

Ya está confirmada la segunda temporada de esta serie, basada en los libros de una especialista en esto de las pequeñas ciudades malditas, como es Charlaine Harris. Aunque parece que habrá ausencias significativas en el cast de los próximos episodios.

Bon Temps: Ciudad Imaginaria, situada en Luisiana (True Blood)

También basada en los libros de Charlaine Harris, esta serie nos contaba la historia de la insufrible Sookie Stackhouse y su forzado acento, una telépata casi normal, que se enamoraba de un vampiro al que no podía leer el pensamiento (aquí a Stephanie Meyer se le vio el plumero), en una época en la que los vampiros habían “salido del armario” (o del ataúd) gracias al invento japonés de una sangre sintética. Y todos, antes o después, acababan pasando por la pequeña anticuada, puritana y supersticiosa Bon Temps.

Serie muy explícita (bueno es de HBO, está todo dicho), será recordada, sobre todo, por su cast masculino.

Sunnydale: Ciudad imaginaria, situada en California. (Buffy Cazavampiros)

Vale, todos sabemos, que Sunnydale estaba construida sobre la boca del infierno, no es necesario explicar más. Buffy no tenía que apenas moverse de la puerta de su casa (incluso, a veces ni eso), para encontrar todos los monstruos que necesitaba. Ella, en realidad era una cazavampiros, pero con criterio. Es decir, que pudo enamorarse no de uno, si no de dos, tener como mejor amiga a una bruja, que a su vez, también se enamoró primero de un licántropo, y después de otra bruja, todo muy civilizado.

Sunnydale era una ciudad pequeña, pero, vamos, ya quisieran muchas grandes ciudades tener las mismas infraestructuras: “un hospital, una universidad, una base militar, un puerto, una estación de tren, un centro comercial, bosques enormes, 12 cementerios, muchas cuevas, un castillo, 40 millas de cloacas e incluso un aeropuerto” (según la Wikipedia).

Mystic Falls: Ciudad imaginaria, situada en Virginia. (Crónicas Vampíricas)

No existe una mejor definición de Mystics Falls que la introducción del primer episodio de la cuarta temporada de The Vampire Diaries, en la voz de Stefan, Damon, Elena, Caroline, Bonnie, Klaus, o Jeremy:  “Mystic Falls. Yo nací aquí. Este es mi hogar. Por siglos, criaturas sobrenaturales han vivido entre nosotros.Vampiros, licántropos, doppelgängers. Brujos. Y hasta Híbridos. Están aquellos que los protegen. Y aquellos que los quieren muertos. Son nuestros amigos. Nuestros enemigos. Aquellos que queremos. Y aquellos que hemos perdido.”   

Yo siempre pensé que, simplemente, Mystic Falls (que en los libros la ciudad se llamaba Fell’s Church) era una pequeña y pintoresca ciudad en el estado de Virginia, en la que la gente sólo comía, bebía e iba a fiestas. Y todos escribían un diario, al que llamaban “querido diario”. En serio.

Nueva Orleans: Ciudad situada en Luisiana (Los Originales)

Cuando Mystic Falls se quedó pequeña, hubo que buscar un lugar en el que ubicar a los vampiros originales. Y Nueva Orleans es una ciudad realmente conocida por la magia y el vudú que llegó a sus calles hace siglos. Si a ello unimos los pantanos que la rodean, tenemos el escenario perfecto para situar una guerra entre brujas, vampiros y hombres lobo.

La familia Mikaelson es enorme, y entre hermanos, hijos naturales, hijos adoptivos y parejas tiene un poco de todo. Vampiros, licántropos, brujas e híbridos, y además algunos cambian de cuerpo y de condición con facilidad. Sólo ellos, ya podrían cubrir el cupo de lo sobrenatural en la ciudad. Pero Klaus, que se ha creado enemigos a lo largo de un milenio, va a resultar un gran atractivo para todo aquel que, a lo largo de los siglos, haya tenido sed de venganza. Y todos acabarán intentando matarle, en su ciudad.

Beacon Hills. Ciudad imaginaria situada en California (Teen Wolf)

En Beacon Hills, no encontramos ningún vampiro. Allí sólo había hombres lobo. Bueno, también una mujer-coyote, una banshee, un kanima, alguna kitsune, un hellhound, varias quimeras y otros seres de los cuales yo no había oído hablar, hasta que empecé a ver esta serie.

En esta ciudad vivía Stiles (cuyo verdadero nombre de pila, no supimos hasta los últimos episodios de la última temporada) que era el hijo del Sheriff, y tenía una especial intuición (y, a veces, obsesión) para la investigación criminal. Una noche, (la noche antes de empezar el curso) tratando de saber más de un caso de asesinato, se adentra en el bosque, con Scott, su mejor amigo, y son atacados por un lobo, que muerde a Scott, convirtiéndolo en hombre lobo. Más o menos así era, también, el principio de la película en la que se basó esta serie, del mismo título, protagonizada en los años ochenta, por Michael J. Fox, y que ha envejecido fatal (la película).

Portland: Ciudad de Oregon (Grimm)

Nick Burkhardt es un policía de homicidios de la policía de Portland, junto a su compañero Hank. Un día su tía, que le crió desde niño, y que está enferma, le desvela un gran secreto: Él es un Grimm, cuya misión es eliminar a los wessen, cambiantes, generalmente malvados, que pueden transformarse voluntariamente, o en estados de nervios o ansiedad.

Pronto descubriremos que casi todos los delitos que se cometen en la mayor ciudad de Oregon, son obra de wessen, y, casualmente, todos, caen en las manos de Nick y Hank, que recibirán mucha ayuda por parte de Monroe, (una fuente inagotable de información wessen y un pilar fundamental en la formación de Nick) el agente Wu, al que siempre le pasa de todo, la dulce Rosalie, de pasado oscuro, o los malos, que luego resultan no ser tan malos, o sí…

Sleepy Hollow: Ciudad de Nueva York (Sleepy Hollow)

Ichabod Crane era un soldado inglés que se alió con los americanos en la Guerra de Independencia. Resulta que todos esos generales de los que hemos oído hablar en los libros de historia y en las películas, (Washington, Jefferson, Benjamin Franklin…), no solo eran amantes de lo oculto, sino que lo emplearon para ganar la guerra.

Cuando el Jinete sin Cabeza (no olvidemos que se trata de Sleepy Hollow), que era un malísimo soldado inglés, es resucitado en nuestros días, también lo hace Ichabod, a cuya vida (y sobre todo cuya muerte) había sido ligado. Una vez en el siglo XXI, Crane conocerá a la Teniente Mills, con la que compartirá sus conocimientos históricos (y todo lo que aprendió de aquellos Generales) para intentar frenar a los jinetes del Apocalipsis, a Pandora, a Moloch y todas las amenazas que decidan pasar por allí.