Esta cara me suena.

por | 18 Ene, 2018 | Series

¿Os habéis dado cuenta de la cantidad de cantantes y músicos que nos encontramos como estrellas invitadas, o personajes más o menos regulares en las series que vemos? No os habéis dicho a vosotros mismos alguna vez eso de “esta cara me suena”? (perdón por el chiste malo)

Hombre, el cameo de Ed Sheeran en Juego de Tronos apenas cuenta, aunque hizo correr mucha tinta. Pero si hacemos un pequeño trabajo de investigación, podemos encontrar algunos ejemplos (por supuesto, hay infinidad de nombres que se quedarán en el tintero).

Hay algunas veces en las que no sabemos qué fue antes, el huevo o la gallina. Como Jennifer López,  LL Cool J o mi adorado Will Smith. Por que ¿qué es exactamente J Lo? ¿Una actriz que canta o una cantante que actúa? (Por favor, ahorraos los trolleos, que ya nos conocemos). El caso es que ahora protagoniza la serie Shades of Blue, una trama policial que lidia con la corrupción, con dos temporadas completas y una tercera por emitir.

LL Cool J es polifacético. Además de ser un reconocido rapero, (el primero homenajeado por el Kennedy Center), que ha obtenido seis discos de platino consecutivos, presenta Lip Sync Battle, uno de los programas más divertidos y adictivos de cuantos existen actualmente, y también protagoniza el spin-off del spin-off: NCIS Los Ángeles, serie veterana de nuestras pantallas.

Will Smith, como siempre, es diferente. Y es que desde El príncipe de Bel Air, sólo se ha dedicado al cine (porque All of us es mejor olvidarla)

Bones contó en su cast con, no uno, sino dos músicos, famosos, además, por su peculiar imagen: Cindy Lauper, con su pelo de colores, y sus ojos prácticamente inexistentes, es una de las voces más representativas de la década de los ochenta, que también ha hecho sus pinitos en el cine y en la televisión. Y el ZZ Top Billy Gibbons, al que nadie reconocería si se cortara la barba y se quitara las gafas de sol.

La serie revelación de 2017, This is Us, que ha hecho llorar medio mundo, está protagonizada por Mandy Moore (mamá Rebecca Pearson), que ya tenía en su haber varios discos, antes de participar en series como Scrubs, Anatomía de Grey, Red Band Society (basada en la serie que emocionó a Spielberg), o Cómo Conocí a Vuestra Madre.

Y es que la heredera de Friends, como su antecesora, ha contado con infinidad de personajes invitados, y entre ellos voy a destacar a otro cantante (ya sé lo que vais a decir algunos), que no es otro que nuestro Enrique Iglesias; su papel, de ligón latino, lo volvió a encarnar en Dos Hombres y Medio.

Y otro latino, Ricky Martin, es el uno de los protagonistas deThe Assassination of Gianni Versace: American Crime Story, la nueva serie de Ryan Murphy, con Penélope Cruz y Darren Chris. Ya trabajó en el episodio más prescindible (no por su culpa) de Glee, interpretando a un profesor de instituto nocturno, que ganaba un sobresueldo como modelo de dientes. También en Glee pudimos ver a Gloria Estefan, haciendo de madre de una de las protagonistas. Y, precisamente, los autores de Glee, Ryan Murphy y Brad Falchuk (que es el actual prometido de Gwyneth Paltrow, a la que conoció en el rodaje de esta serie) son los que nos regalaron a uno de los cantantes más atractivos y tatuados, Adam Levine, en otra de sus series estrella, American Horror Story.

Y hablando de latinos, uno de los más conocidos y reconocidos en el mercado americano es el gran Rubén Blades. El autor de la irrepetible Pedro Navaja (la re-interpretación del Mack the Knife), que es lo mejor de Fear The Walking Dead, con ese Daniel, intentando huir de su pasado, sin conseguirlo (y es que, “si naciste “pá” martillo, del cielo te caen los clavos).

Katherine McPhee acaba de publicar su quinto álbum, y tuvo poco tiempo para dedicar a su promoción, entre temporadas de la serie Scorpion, esa en la que ella y el malo de Terminator 2 son los únicos que no son genios; aunque a mi, de verdad, donde me gustó fue en Smash, aquella que nos desveló los entresijos de Broadway, y en cuya segunda temporada, Jeremy Jordan, más conocido como Winn Schott de Supergirl, nos (me) enamoró, sin necesidad de ser alto y guapo, sólo cantando como canta.

La “juventud” de hoy en día conoce a Billy Ray Cyrus como padre de Millie, pero, la realidad, es que, como cantante, nadie de mi generación podrá olvidar aquel Achy Breaky Heart, que años más tarde versionaría Coyote Dax (no rompas más, mi pobre corazón). Después fue el protagonista de Doc, una historia que casi nadie recuerda, y que, lo creáis o no, duró cinco temporadas. Luego ya llegó Hannah Montana. Y después, bueno, lo de los premios MTV, la transformación de niña a mujer, y de mujer a bicho raro, para volver a la “semi-normalidad” actual.

Harry Connick Jr. es de esos tipos de físico extraño (nunca sabes si es feo o guapo), y que además de cantante, y pianista, es presentador de su propio Talk Show. Él también ha vuelto, con el resto del cast a Will y Grace (otro de los reboots, de este año, que empezó como un sketch de apoyo a Hillary Clinton). En el espacio de tiempo transcurrido mientras tanto, le hemos podido ver, por ejemplo, en Ley y orden: Unidad de víctimas especiales, serie protagonizada por Ice-T (los raperos tienden a compaginar las series con los discos, por lo que se ve), que lleva interpretando a Odafin Tutuola, nada menos que cuatrocientos episodios. Se dice pronto.

Pensaréis que siempre acabo hablando de Supernatural (perdón, Sobrenatural), pero es que cuando una serie, tan peculiar como esta, lleva ya trece temporadas, lo lógico es poder tirar de ella para todo. En este caso, para hablar de Rick Springfield (el de Jessie’s Girl), que encarnó a Lucifer en la pasada temporada. Claro que también ha participado en Hospital General, True Detective, o, entre otras, Póquer de Reinas, la (quiero y no puedo) heredera de Las Chicas de Oro. También en esta (por artistas invitados no será) pudimos ver a Chris Isaak, (este es otro de los que también salió en Friends) que, además de tener su propio show, ha puesto (su increíble) voz a multitud de personajes de dibujos en la TV.