Papá, querido papá

por | 19 Mar, 2018 | Series

Muchas felicidades a todos los papás que nos leen.

Vamos a aprovechar para repasar a algunos de los padres (o las figuras paternas, que de esos también hay) más queridos de la televisión. Va por vosotros.

Tom Mason (Falling Skies)

De cómo un profesor de historia llegaría a convertirse en el primer Presidente del Nuevo Mundo libre, después de luchar contra los invasores extraterrestres, y contra sus propios congéneres, mientras intenta salvar a sus hijos de todos los peligros, conocidos y por conocer. Y de cómo puedes terminar una serie con un simple “Érase una vez un país llamado América”.

Ned Stark (Juego de Tronos)

Ned, o la historia del secreto mejor guardado de la historia de la televisión. Mantuvo oculto durante toda su vida la verdad sobre su (no) hijo, Jon Snow, a pesar de que ello le costara el disgusto permanente de su mujer. (Ahora que lo pienso, a lo mejor deberíamos incluirle en la lista de los mejores hermanos). Y si no llega a ser por Bran, ni nos enteramos.

Rick Grimes (The Walking Dead)

Hay que confesar que nadie se esperaba el final de Carl, y menos que nadie, los lectores del cómic. No hay que olvidar que, nada más despertar en aquella “vacía” habitación de hospital, lo único que Rick quería era encontrar a su mujer y su hijo. Tanto tiempo después, sólo le queda Judith, que ni siquiera es hija suya, aunque eso, realmente, da igual.

Alfred Pennyworth (Gotham)

Porque, no sólo de padres naturales, ni siquiera adoptivos vive el seriéfilo. Alfred es padre, cocinero, entrenador, guardaespaldas, psicólogo, ah, y además mayordomo, de un Bruce Wayne, que si llega a caer en mis manos, no se convierte en batman del sopapo que le cae.

Sheriff Hopper (Stranger Things)

Ejercer de padre de  una adolescente con poderes paranormales, es algo que, nadie en su sano juicio querría, pero el bueno de Jim, no sólo sale airoso de tan difícil tarea, sino que se gana el cariño de tan difícil criatura, y de todos los espectadores. Lástima que Bob muriera tan pronto, y de esa manera tan triste, porque se habría podido ganar un puesto en este ranking.

Sheriff Stilinski (Teen Wolf)

No he conocido a un padre con más paciencia, y que confiara más en su(s) hijo(s). Y es que igual que Melissa era casi una madre para Stiles (incluso la llegó a llamar mamá en alguna ocasión), Stilinski era como un padre para Scott (era esta una pareja que a mi me gustaba, pero los guionistas no me hicieron caso). De cuántos líos logro sacar a los chicos, y de cuántos le sacaron ellos a él.

Phil Coulson (Agentes de Shield)

¿Cómo es posible que nuestro Coulson no estuviera en la “foto de familia” de los Vengadores en la que se reunían todos los que alguna vez han formado parte del equipo? Pero si hasta se ganó su propia serie, en la que ha ejercido de padre de casi todos, pero, sobre todo, de Skye-Daisy-Quake, aquella hacker huérfana a la que, una vez, encontró en un callejón, y a la que ha cuidado, guiado y aconsejado a lo largo de cien episodios. Por cierto, en vista de que aún no se ha confirmado si la serie continuará, han preparado el episodio final de esta temporada, como un posible final de serie. Así, que, preparad los kleenex.

John Winchester (Sobrenatural)

Hay quien cree que John fue un mal padre. Otros opinamos que, en la obsesión por encontrar al demonio que mató a su mujer, y la consecuente vida de cazador que abrazó, lo que más le importaba era la seguridad de sus hijos, y que aprendieran a defenderse de los peligros de los que nunca iban a ser capaces de escapar. Incluso dio su vida, y su alma, por salvar a uno de ellos. Qué mayor prueba de cariño.

Prince Charming (Érase una vez)

Creo que no he conocido un padre más insulso que Charming. De acuerdo que las figuras femeninas de la serie, sobre todo, su hija Emma y Regina, dejarían pequeño a cualquiera, (a cualquiera menos a Mr. Gold, claro), pero, vamos, que para lo único que ejerció de padre fue para poner impedimentos a la relación de su hija con el pobre Hook.

Jonathan Kent (Smallville)

Cuánta sabiduría y honestidad cabían en el corazón del bueno de Jonathan. Si no hubiera sido por él, seguro que Clark no se habría convertido en el héroe que nos conquistó a todos. Aunque, he de confesar, que, para mi, Glenn Ford, era irrepetible.

Mikael Mikaelson (Los Originales)

No todos los padres pueden ser buenos. Y Mikael se lleva la palma de padres malvados. Cuando, hace mil años, descubrió que Klaus no era hijo suyo, sino fruto de una aventura de su mujer con un hombre lobo, convirtió la eliminación del híbrido inmortal en el único objetivo de su vida. No tuvo mucho éxito.

Hommer Simpson (Los Simpson)

Antes de que me vuelvan a echar la bronca por “olvidarme” de él, vamos a cerrar con el padre televisivo por excelencia. Todo está dicho de él, el hombre que todos quieren más por sus defectos que por sus (inexistentes) virtudes. Y vamos a celebrar el día del padre, con un donut mojado en cerveza.